Sexualidad sana en la adolescencia

:>>Sexualidad sana en la adolescencia
Sexualidad sana en la adolescencia 2017-11-30T16:15:24+00:00

Sexualidad sana en la adolescencia

La sexualidad en la adolescencia es un tema que preocupa tanto a adolescentes como a sus padres, resultando un tema incómodo para muchas familias.
La sexualidad va cambiando a lo largo de la vida, cambia la percepción sobre ella a medida que crecemos, y cambia tanto en nuestro desarrollo biológico como psicológico. Los factores socio culturales son claves para que el/la adolescente pueda verse influenciado de manera positiva y llegar a tener un desarrollo sexual íntegro y pleno. Un adolescente tiene que aceptarse tal y como es y comprometerse consigo mismo. Esto le ayudará a tomar decisiones responsables sobre su sexualidad.

Que los adolescentes puedan hablar de su sexualidad con el terapeuta es un factor importante de prevención para no desarrollar problemas sexuales en la vida adulta. Muchos adultos que padecen algún tipo de disfunción sexual encuentran el origen de ello en experiencias traumáticas en su adolescencia en relación a su sexualidad. Una experiencia desagradable con el sexo puede influir en tener una visión del sexo negativa, que influye en cómo la vivas más adelante. La puedes ver como algo placentero, que te permite compartir placer íntimamente con una persona a la que quieres, o en todo lo opuesto, verlo como una presión donde tienes que alcanzar unas expectativas para que no te rechacen. Por eso, es importante que los/las adolescentes se sientan libres de poder expresar sus dudas e inquietudes. Es necesario que cuenten con información adecuada sobre la sexualidad para que sean más responsables con las decisiones que tomen.

¿ES IMPORTANTE QUE HABLE CON MI HIJO/A SOBRE SEXUALIDAD?

Piensa que cuando el menor se encuentra con una situación nueva y sin explicación, le provoca muchas dudas, miedos y también emociones y curiosidad por lo desconocido. Cuando le explicamos lo que sucede, es más fácil vivirlo con naturalidad, aceptarlo y encontrar opciones cuando sea necesario. Esto va a contribuir a que el adolescente se sienta cómodo con su cuerpo y no lo viva con rechazo y vergüenza. Añadir cómo aumenta su seguridad y confianza en las relaciones interpersonales.

Cuando uno es adolescente, su sexualidad es clave para su desarrollo personal y para su manera de relacionarse con chicos y chicas. Hablar abiertamente de sexualidad contribuye a reducir la vergüenza. Esto facilita una comunicación más abierta en general tanto con padres como con iguales.
Es inevitable que en el adolescente, como parte del proceso natural de su desarrollo, aparezca la atracción sexual, el deseo de identificarse con una imagen, la necesidad de aprobación. Son inquietudes que le asaltan por su edad y es importante que pueda vivirlo como algo normal. La información que reciba, va a facilitar que no lo viva como algo malo o culpabilizador.

¿ME CUESTA HABLAR CON MI HIJO SOBRE SEXUALIDAD? ¿PODRÍAIS AYUDARME?

Son muchos los padres preocupados por lo que su hijo pueda llegar a hacer con su sexualidad. A los padres que acuden a nuestras terapias les alivia mucho normalizar que no pasa nada por hablar con los hijos sobre sexualidad. Lo primero que habría que reflexionar es sobre la adolescencia de los padres. Cuando lo hacen, son capaces de acercar posturas con los hijos, pues descubren que sus necesidades e inquietudes en esa edad son similares. Que se pregunten cómo les hubiera gustado que sus padres trataran con ellos ese tema cuando eran adolescentes, también ayuda a entender lo que necesitan sus hijos.

Uno de los miedos de los padres a la hora de hablar de sexo, está en la creencia de que dar información es impulsar a los hijos a mantener relaciones sexuales, porque querrán poner en práctica lo explicado por sus padres. Por eso es importante legitimar que el hecho de hablar con los hijos de sexo no es empujarles a una sexualidad activa y promiscua. La educación sexual amplia una información objetiva sobre el tema que ayuda a que el adolescente sea más responsable y evite riesgos. Cuando no se habla de sexo, el adolescente puede ver la sexualidad como algo mágico e irreal, que puede generarle mucha inquietud. Si no encuentra información de primera mano puede recurrir a fuentes poco fiables. La mayoría de información que reciben los jóvenes proviene de sus compañeros y grupos de iguales. Esta información suele ser acerca de los cambios corporales, de la respuesta sexual y de las relaciones interpersonales y sexuales. Todos estos mensajes suelen acompañarse de mitos y falsos datos sobre la sexualidad.

¿QUÉ TIPO DE INFORMACIÓN ES BUENO QUE LOS PADRES DEMOS A UN ADOLESCENTE?

Normalmente la información que los padres dan a sus hijos es limitada. Se suele centrar en la parte biológica, como por ejemplo hablarles de la menstruación, y de temas centrados en su autocuidado. Se suele dejar a un lado la parte emocional y las dudas específicas que podrían preocupar a uno o una adolescente. Es comprensible que así suceda, porque abrirse en este tema con un hijo adolescente requiere un verdadero esfuerzo, y esto es precisamente lo que es bueno que los padres transmitan a sus hijos. Los hijos tienen más fácil acceso a hablar de la parte biológica y de autocuidado en el colegio, pero para dudas más específicas necesitan sentirse cómodos y tener una relación de confianza. Los padres pueden escuchar las preocupaciones más personales del hijo/a y que pueda ver consecuencias de lo que podría suceder.

Es importante que seáis objetivos con la información que transmitís a vuestro/a hijo/a. Es decir, no se trata de transmitir lo que consideramos que está bien o mal. Son adecuados mensajes como que no hay que avergonzase de la sexualidad, porque es algo natural que sentimos todos. Transmitir confianza en el adolescente para que pueda confiar en sí mismo/a. Si el adolescente es consciente de lo que es mejor para él o ella tomará decisiones responsables sobre su sexualidad. Disminuirán las probabilidades de realizar conductas de riesgo que le expongan a hacer cosas que no quiere hacer por presiones externas o que afecten a su salud física.
En nuestro centro orientamos a muchos padres que quieren mejorar en este aspecto porque les preocupa y quieren acercarse y proteger a sus hijos. Entendemos que a veces es bueno recibir ayuda para mejorar la comunicación sobre este tema para que los padres puedan sentirse cómodos y les facilite ayudar a sus hijos en este tema.

¿CUÁLES SON LAS NECESIDADES DE LOS ADOLESCENTES CON SUS PADRES CON RESPECTO A LA SEXUALIDAD?

Es importante tener en cuenta qué necesidades tienen los adolescentes para saber cómo actuar:

  • Sentir el apoyo, el interés y el amor de sus padres.
  • Que los padres respeten las diferencias en el sentir y el pensar de sus hijos adolescentes.
  • Averiguar con los adolescentes las diferentes formas de canalizar su impulso sexual y razonar con ellos acerca de la necesidad de que se responsabilicen con sus decisiones.
  • Necesidad de que el joven vaya rompiendo los vínculos de dependencia y vaya adquiriendo independencia como ser sexual y social.
  • Apoyar al adolescente a que pueda reflexionar sobre su escala de valores teniendo en cuenta lo sexual.

¿QUÉ INQUIETUDES EXPRESAN LOS ADOLESCENTES EN VUESTRA CONSULTA?

En los grupos con adolescentes cuando trasladan sus inquietudes en la terapia, la mayoría hablan del miedo al rechazo, a no gustar, de la vergüenza a que se enteren sus padres que le gusta un chico o chica. Muestran muchas curiosidades sobre cómo tener éxito en el amor o nunca he besado a un chico o una chica y no lo voy a saber hacer….

Te hablan de sus experiencias y cuando uno empieza, otros adolescentes le siguen porque a la mayoría les gusta poder hablar de lo que les pasa. Sólo necesitan no sentirse juzgados.

También se trata la moral de lo que está bien o mal y les gusta que un adulto les ayude a diferenciarlo.
Cuando se les propone hablar sobre la sexualidad es algo que agradecen, les alivia saber más del tema, y eso les libera.

¿QUÉ ROL TIENE EL TERAPEUTA QUE TRABAJA LA SEXUALIDAD CON ADOLESCENTES?

Lo primero antes de abordar este tema con el adolescente, es vincular bien con él. Un adolescente tiene que sentirse muy cómodo y confiar para hablar de algo tan íntimo. Si ve que el psicólogo no es alguien autoritario sino más bien una persona cercana, cálida y natural que se interesa por lo que le pasa al adolescente estaremos preparando el escenario para que el adolescente se abra en este aspecto.

Las cualidades que debe tener el terapeuta son los siguientes:

  • Empatía
  • Genuino
  • Congruente
  • Actitud de respeto y aceptación
  • Actitud abierta a la sexualidad, así como la información necesaria sobre el tema
  • Flexible para fomentar la reflexión del adolescente y que sepa tomar decisiones responsables
  • Que sepa generar confianza tanto de manera verbal como no verbal
  • Escucha activa
  • Asertivo

¿QUÉ DEBO SABER SOBRE LA SEXUALIDAD DE MI HIJO ADOLESCENTE?

En la preadolescencia (de 9 a 13 años) las inquietudes se centran más en el desarrollo físico, en el cambio de la imagen corporal y social. Todos los cambios físicos que tienen lugar en este periodo son objeto de dudas, producen sensación de rareza y la necesidad de compararse con el resto del grupo para saber si lo que les pasa es normal o no. Por ejemplo, una preadolescente siente que no le crece el pecho a diferencia de sus compañeras. Esto puede causarle mucha angustia si no cuenta con la información adecuada. Un desarrollo más lento o más precoz puede causarles inseguridad o desconfianza, que puede afectar a su autoestima o a su relación con los demás. Por eso es importante que los adolescentes sepan que cada uno tiene un desarrollo y crecimiento específico. También existe mucha curiosidad sobre la concepción, embarazo y relaciones sexuales. Se trata de una inquietud por saber cómo se hace más que una curiosidad que les afecte personalmente.

En la adolescencia es cuando ya se alcanza la madurez sexual tanto mental como física. La atención se centra más en el grupo de compañeros y en las relaciones que se establecen entre ellos a través del grupo, sin dejar a un lado los aspectos del desarrollo físico y la imagen corporal. Se podría hablar de las primeras experiencias con las relaciones amorosas y en un interés por los aspectos morales y sociales de la sexualidad. Se hacen preguntas del tipo “¿cómo puedo acercarme a la chica o chico que me gusta?”, “¿hasta dónde debo permitir que siga el jugueteo amoroso o sexual?”.

El adolescente tiene que reajustarse debido a todos los cambios que padece y que son muchos:

  • Cambios en las relaciones interpersonales
  • Cambios en el desarrollo físico tanto interno como externo.
  • Cambios en su manera de sentir.
  • Cambio en la relación con sus padres al ser más autónomo.
  • Cambios en lo que espera de él o ella su entorno: colegio, familia, amigos…
  • En la búsqueda del adolescente por la aceptación y reconocimiento social para que sepa adaptarse va a ser importante que el adolescente se permita experimentar todos esos cambios en un ambiente que le dé seguridad y confianza.
  • Un conocimiento profundo de la adolescencia ayudará a comprenderles y responder a sus intereses.

¿QUÉ TIPO DE CASOS ATENDEIS EN CONSULTA?

Muchos padres acuden a consulta preocupados porque ven que sus hijos pueden tener una relación de pareja poco conveniente. Le han pillado mensajes o fotos en móvil u ordenador subidos de tono. Adolescentes que hacen un uso indebido de su sexualidad que afecta a su desarrollo emocional. Todo esto les asusta porque no saben cómo actuar y necesitan saber si lo que ha sucedido está dentro de la normalidad o qué pueden hacer al respecto. Muchos hijos e hijas se muestran reticentes a comunicarse y más bien se aíslan.

¿CÓMO SE SI MI HIJO TIENE PROBLEMAS CON SU SEXUALIDAD?

Al hablar de la salud sexual en adolescentes, comúnmente se abordan los embarazos no planeados e infecciones transmitidas; sin embargo, poco o nada se habla de la satisfacción.

Una buena salud sexual también incluye el placer y los problemas que puedan surgir para alcanzarlo y este asunto es el más difícil de detectar. Normalmente son los hijos/as que acuden a consulta los que “confiesan” lo que les pasa al profesional.

Entre los jóvenes de 14 y 15 años, que es el inicio de la actividad sexual en España, acuden a nuestro centro chicas que después de un tiempo de actividad sexual no han logrado el orgasmo, o tienen problemas de excitación o dolor en el coito.

Los chicos sufren eyaculación precoz, problemas de erección o ansiedad por el desempeño.

Es difícil que los padres puedan detectar este tipo de conductas porque los propios adolescentes no saben muchas veces lo que es normal o no.
Por eso el mejor indicador es observar si el hijo está preocupado por algo y darle la opción de pedir ayuda o expresarse.

¿QUÉ TRATAMIENTO REALIZAIS?

Depende de cada caso lo importante es hacer una buena evaluación para identificar si el adolescente o la adolescente están pasando por un desarrollo sexual sano y si están desarrollando alguna disfunción sexual o simplemente se trata de una preocupación puntual sobre un tema concreto de la sexualidad.

Existen tratamientos específicos para cada caso. En la terapia con adolescentes es muy importante trabajar en las creencias inadecuadas del adolescente sobre la sexualidad para quitar falsos mitos y creencias. También es importante abordar pensamientos inadecuados acerca de su propia sexualidad.

Otro objetivo importante es facilitar que el hijo pueda sentirse cómodo hablando de lo que le pasa a sus padres, y que ellos puedan recibir bien esa información para poder darle respuesta.

Es importante trabajar la parte emocional que les genera su sexualidad para que aprendan a gestionar emociones como la culpa, ansiedad y vergüenza.
Su manera de relacionarse con el sexo opuesto también es un tema importante que influye en cómo viven la sexualidad.

¿QUÉ PROFESIONALES PUEDEN AYUDARME?

Diana Hernández Faón
Diana Hernández FaónNº de colegiada M-27367
  • Licenciada en Psicología especialidad clínica. Calificación Cum Laude.
  • Terapeuta en idiomas: español e inglés. Licenciatura obtenida en Estados Unidos.
  • Máster en Psicoterapia por la Universidad Complutense de Madrid.
  • Máster en Terapia de Conducta por la Universidad Nacional de Educación a Distancia.
  • Formación en intervención familiar y terapia de pareja.
  • Experiencia en adultos con trastornos de ansiedad como estrés, crisis de pánico, angustia generalizada y fobias.
  • Experta en trastornos adaptativos.
  • Experiencia clínica en adolescentes (depresión, ansiedad, problemas emocionales, duelo, autoestima etc.).
  • Experiencia en terapias grupales y responsable de desarrollo de talleres con pacientes.
  • Especialista en diagnóstico y tratamiento de niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad.
  • Especialista en resiliencia y flexibilidad emocional.
Vera Celada Victoria
Vera Celada VictoriaNº de colegiada M-27178
  • Licenciada por la Universidad Complutense de Madrid con especialidad en psicología clínica y salud.
  • Psicóloga General Sanitaria.
  • Máster en Inteligencia Emocional e Intervención en Emociones y Salud por la U.C.M.
  • Experto en Intervención Psicológica con Víctimas de violencia de género.
  • Terapeuta EMDR.
  • Amplia experiencia y formación en Terapia Familiar Sistémica.
  • Experto en Psicoterapia con Niños y adolescentes.
  • Experiencia en terapia individual con adultos (ansiedad, depresión, problemas de autoestima, trastorno de alimentación, adicciones, rupturas, duelos, dolor crónico, fobias, problemas familiares…).
  • Experiencia en terapia infanto-juvenil (ansiedad, miedos, fobias, problemas escolares, bullying, rabietas, problemas familiares…)
  • Experiencia en terapias grupales: Obesidad, habilidades sociales, inteligencia emocional, adicciones y ludopatías, terapias multifamiliares.
  • Experiencia y desarrollo de programas de prevención en primaria y secundaria.
  • Experta en técnicas de biofeedback.
  • Experta en la técnica de la caja de arena.
  • Experta en terapia breve centrada en soluciones.
  • Experta en técnicas psicodramáticas.
Gabriela García Sánchez
Gabriela García SánchezNº de colegiada M-32841
  • Licenciada en Psicología por la Universidad de Elche (Alicante)
  • Máster Universitario de Psicología General Sanitaria por la  Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante).
  • Máster en Atención Temprana por el Instituto Superior de Estudios de  Psicología.
  • Evaluación e intervención psicológica infantil (trastorno desarrollo  cognitivo, emocional y de la conducta, trastorno generalizado del  desarrollo).
  • Evaluación e intervención psicológica juvenil (trastorno de conducta,  déficit atención, problemas emocionales, relación padres-hijo).
  • Evaluación e intervención psicológica adultos (ansiedad, depresión,  estrés, adicciones, duelo, dolor crónico, etc.).
  • Adolescentes y jóvenes en situación de riesgo.
  • Mediación y resolución de conflictos.
  • Publicaciones sobre conductas adictivas.
Virginia Moraleda Borja
Virginia Moraleda BorjaNº de colegiada M-32620
  • Licenciada en Psicología por la Universidad de Granada.
  • Máster Universitario en Psicología General Sanitaria.
  • Evaluación e intervención psicológica con niños y adolescentes (problemas de conducta, hiperactividad, déficit de atención, problemas emocionales) y adultos (problemas de estrés, ansiedad, depresión, duelo, adicciones, síndromes somáticos).
  • Promoción y educación para la salud.
  • Afrontamiento y manejo de enfermedades crónicas.
  • Orientación cognitivo-conductual, con perspectiva integradora.
  • Conocimientos de Mindfulness.

Estamos a tu disposición para ayudarte en lo que necesites.
Contacta con nosotros

Contáctenos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar