TOC: Trastorno obsesivo compulsivo en adolescentes

:>>TOC: Trastorno obsesivo compulsivo en adolescentes
TOC: Trastorno obsesivo compulsivo en adolescentes 2017-11-30T16:19:09+00:00

TOC: Trastorno obsesivo compulsivo en adolescentes

El trastorno obsesivo compulsivo es un complejo síndrome clínico que suele causar en el adolescente una angustia y malestar considerable. Este trastorno se caracteriza por ideas obsesivas acompañadas normalmente por comportamientos en forma de ritual (por ejemplo, lavarse 10 veces las manos antes de salir de casa).

¿QUÉ SON EXACTAMENTE LAS OBSESIONES?

Las OBSESIONES son pensamientos, imágenes, ideas e impulsos que invaden de manera intrusiva y persistente la mente del adolescente interfiriendo en sus actividades diarias. Una vez que se presentan, son difíciles de controlar y de eliminar por éste. Cuando se dan estos fenómenos cognitivos, el adolescente es incapaz de explicarse por qué los tiene. A menudo los ve muy amenazadores y sin sentido, pues no reflejan sus verdaderos sentimientos. Por ejemplo, pensamientos obsesivos del tipo “¿y si soy homosexual?” les genera un elevado malestar. Sus experiencias reflejan su atracción por el sexo opuesto, pero el hecho de tener un pensamiento o imagen intrusivo de este tipo, les hace cuestionarse si puede ser verdad, viviendo entonces en una duda constante. El problema que ocurre, lo que genera malestar, no es ser homosexual, si no más bien la duda de serlo o no, y la angustia de la sensación de que el pensamiento aparece “sin sentido”. El alcance de este miedo se reconoce como irracional por parte del adolescente.

¿QUE OBSESIONES Y COMPULSIONES O RITUALES SON MÁS COMUNES EN LOS ADOLESCENTES?

Las obsesiones más frecuentes en la infancia y adolescencia son las relacionadas con el miedo a contaminarse. También son frecuentes las preocupaciones acerca de la seguridad de los padres o de ellos mismos, por lo que pueden pasarse tiempo comprobando, por ejemplo, si las puertas están cerradas, si el gas está apagado, o si los miembros de la familia están seguros. Es posible que se presenten diferentes temáticas obsesivas en una misma persona o que vayan cambiando a lo largo del curso del trastorno.

Las obsesiones también pueden tomar forma de imágenes intrusivas que aparecen en la mente del adolescente sin que éste lo desee, por ejemplo, viéndose a si mismo haciendo algo horrible o temiendo que le pase algo malo a otra persona.

Esta sensación de pérdida de control sobre la propia conducta es percibida de una forma muy intensa, aunque esto no quiere decir que finalmente realice la conducta. En edades tempranas es frecuente que los niños no sepan reconocer o explicar en qué consisten sus obsesiones e incluso, en ocasiones, las pueden describir como voces dentro de su cabeza.

Lo más fácilmente perceptible son las compulsiones. Las compulsiones se definen como comportamientos (comprobar, lavar, ordenar, etc.) o actos mentales (rezar, contar, repetir palabras, etc.) de carácter repetitivo que el individuo se ve obligado a realizar en respuesta a una obsesión o con arreglo a ciertas reglas estrictas. Así, la obsesión del miedo a contaminarse se podría asociar con las compulsiones de lavado de manos y evitación de objetos considerados como contaminados. Estas conductas y actos mentales tienen por finalidad prevenir situaciones negativas y reducir el malestar.

Las compulsiones actos que pueden hacerse en público o en secreto. Se realizan normalmente en forma de ritual o conducta estereotipada. La resistencia activa por parte del adolescente ante estas compulsiones es fundamental para el pronóstico favorable del trastorno.

Las compulsiones más frecuentes, además de los lavados, son contar o tocar de forma repetida, releer o reescribir las tareas escolares, realizar oraciones silenciosas, caminar (dar saltos) de una forma concreta, etc. Estas compulsiones las pueden realizar los menores o pueden obligar a realizarlas a personas de su entorno.

¿QUE SE PUEDE HACER?

La detección e intervención temprana es fundamental para que no se agrave. Por ello, es importante preguntarse: Mi hijo, mi alumno, etc. ¿tendrá un TOC o será una manía pasajera? Hemos de tener en cuenta que en los niños y adolescentes es frecuente la presencia de pensamientos y comportamientos aparentemente similares a los síntomas obsesivos y compulsivos, pero que no son ni un indicador de riesgo ni una manifestación precoz del TOC (Trastorno Obsesivo-Compulsivo), sino que se trata de elementos comunes evolutivos.

Cuando las ideas o imágenes obsesivas generan un elevado malestar en el adolescente, y los rituales o compulsiones ocupan más tiempo del deseado por el menor, interfiriendo en su día a día es necesario realizar un proceso terapéutico.

Es importante resaltar que se trata de un trastorno muy incapacitador para el adolescente, que le genera un elevado malestar, y que una vez instaurado, no conseguirá salir sólo del mismo. La terapia es necesaria y, cuanto antes se empiece, mejor pronóstico podremos esperar.

¿QUÉ TRATAMIENTO ES EFICAZ?

El objetivo del tratamiento es que el adolescente aprenda a neutralizar las obsesiones enfrentándose a ellas desde otro lugar. Exponerse a sus propios pensamientos obsesivos con el fin de desensibilizarlos y de perderles miedo. Al tratarse de un trastorno de ansiedad es importante aplicar técnicas de reducción de ansiedad tanto a nivel físico como cognitivo.

Otro punto importante es trabajar en la resistencia para reducir las compulsiones y crear nuevos hábitos que vayan en contra de una asociación directa pensamiento obsesivo -compulsión.

Por último, tener en cuenta las relaciones familiares para indagar el origen de los miedos transformados en obsesiones. La familia juega un papel importante, pues es el sostén emocional del hijo/a por lo que pueden ayudarle a sentirse más tranquilo y seguro.

¿QUÉ PROFESIONALES PUEDEN AYUDARME?

Diana Hernández Faón
Diana Hernández FaónNº de colegiada M-27367
  • Licenciada en Psicología especialidad clínica. Calificación Cum Laude.
  • Terapeuta en idiomas: español e inglés. Licenciatura obtenida en Estados Unidos.
  • Máster en Psicoterapia por la Universidad Complutense de Madrid.
  • Máster en Terapia de Conducta por la Universidad Nacional de Educación a Distancia.
  • Formación en intervención familiar y terapia de pareja.
  • Experiencia en adultos con trastornos de ansiedad como estrés, crisis de pánico, angustia generalizada y fobias.
  • Experta en trastornos adaptativos.
  • Experiencia clínica en adolescentes (depresión, ansiedad, problemas emocionales, duelo, autoestima etc.).
  • Experiencia en terapias grupales y responsable de desarrollo de talleres con pacientes.
  • Especialista en diagnóstico y tratamiento de niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad.
  • Especialista en resiliencia y flexibilidad emocional.
Vera Celada Victoria
Vera Celada VictoriaNº de colegiada M-27178
  • Licenciada por la Universidad Complutense de Madrid con especialidad en psicología clínica y salud.
  • Psicóloga General Sanitaria.
  • Máster en Inteligencia Emocional e Intervención en Emociones y Salud por la U.C.M.
  • Experto en Intervención Psicológica con Víctimas de violencia de género.
  • Terapeuta EMDR.
  • Amplia experiencia y formación en Terapia Familiar Sistémica.
  • Experto en Psicoterapia con Niños y adolescentes.
  • Experiencia en terapia individual con adultos (ansiedad, depresión, problemas de autoestima, trastorno de alimentación, adicciones, rupturas, duelos, dolor crónico, fobias, problemas familiares…).
  • Experiencia en terapia infanto-juvenil (ansiedad, miedos, fobias, problemas escolares, bullying, rabietas, problemas familiares…)
  • Experiencia en terapias grupales: Obesidad, habilidades sociales, inteligencia emocional, adicciones y ludopatías, terapias multifamiliares.
  • Experiencia y desarrollo de programas de prevención en primaria y secundaria.
  • Experta en técnicas de biofeedback.
  • Experta en la técnica de la caja de arena.
  • Experta en terapia breve centrada en soluciones.
  • Experta en técnicas psicodramáticas.
Gabriela García Sánchez
Gabriela García SánchezNº de colegiada M-32841
  • Licenciada en Psicología por la Universidad de Elche (Alicante)
  • Máster Universitario de Psicología General Sanitaria por la  Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante).
  • Máster en Atención Temprana por el Instituto Superior de Estudios de  Psicología.
  • Evaluación e intervención psicológica infantil (trastorno desarrollo  cognitivo, emocional y de la conducta, trastorno generalizado del  desarrollo).
  • Evaluación e intervención psicológica juvenil (trastorno de conducta,  déficit atención, problemas emocionales, relación padres-hijo).
  • Evaluación e intervención psicológica adultos (ansiedad, depresión,  estrés, adicciones, duelo, dolor crónico, etc.).
  • Adolescentes y jóvenes en situación de riesgo.
  • Mediación y resolución de conflictos.
  • Publicaciones sobre conductas adictivas.
Virginia Moraleda Borja
Virginia Moraleda BorjaNº de colegiada M-32620
  • Licenciada en Psicología por la Universidad de Granada.
  • Máster Universitario en Psicología General Sanitaria.
  • Evaluación e intervención psicológica con niños y adolescentes (problemas de conducta, hiperactividad, déficit de atención, problemas emocionales) y adultos (problemas de estrés, ansiedad, depresión, duelo, adicciones, síndromes somáticos).
  • Promoción y educación para la salud.
  • Afrontamiento y manejo de enfermedades crónicas.
  • Orientación cognitivo-conductual, con perspectiva integradora.
  • Conocimientos de Mindfulness.

Estamos a tu disposición para ayudarte en lo que necesites.
Contacta con nosotros

Contáctenos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar