Psicología para adultos 2017-09-18T11:25:41+00:00

PSICOLOGÍA PARA ADULTOS

En el centro de Psicología Arganzuela, contamos con un amplio equipo de profesionales expertos en psicoterapia para adultos.

La psicología cuenta con un amplio abanico de orientaciones y técnicas que pueden ayudarte a abordar lo que te está ocurriendo. En nuestro equipo de profesionales encontrarás terapeutas especializados en diferentes orientaciones, con lo que en su conjunto, conseguimos realizar un tratamiento integrador de las dificultades que plantean nuestros pacientes.

Los psicólogos trabajamos junto a los pacientes para lograr objetivos emocionales. Trabajamos con los pensamientos y las conductas que realizan las personas para lograr cambios en sus emociones. El principal objetivo es lograr la felicidad. ¿Cómo? Realizando terapia para cambiar lo que está generando malestar.

Hay veces que, lo que siente la persona, tiene que ver con la situación que está viviendo; por ejemplo, una situación laboral muy estresante, la pérdida de un ser querido, o una enfermedad dura de padecer como un cáncer. Sin embargo, hay otras veces que el malestar que padece la persona, tiene que ver con cómo maneja y/o afronta las cosas que nos ocurren. Hay situaciones difíciles que de por sí generan emociones negativas de las cuales no podemos librarnos, como una ruptura sentimental, o una etapa vital estresante. Sin embargo, hay veces que, en función de cómo pensamos ante esa situación y, en función de cómo actuamos ante ella, añadimos malestar, o amortiguamos malestar. En muchas ocasiones, lo que determina el nivel de malestar padecido, son los recursos emocionales con los que cuenta la persona.

La psicología es la ciencia que estudia la conducta humana; los objetivos terapéuticos tienen que ver con estudiar la conducta de la persona para eliminar lo que no le ayuda y para crear o generar lo que necesita para sentirse bien, feliz y estable.

Efectivamente, cuanto más importante sea para la persona lo que le ocurre, más le afectará y más le puede costar abordarlo, pero los resultados de hacer un proceso terapéutico siempre merecen la pena.

Puedes navegar hacia abajo para ver todos los campos en los que podemos ayudarte o, si lo prefieres, pinchar sobre el título que más pueda interesarte de este menú

TRASTORNOS DE ANSIEDAD
Fobia simple.
Agorafobia y/o Trastorno del pánico
Nosofobia
Fobia social
Trastorno obsesivo-compulsivo
Trastorno de ansiedad generalizada
Trastorno de ansiedad por estrés

TRASTORNO DEL ESTADO DE ÁNIMO
Depresión / Distímico
Manía / Hipomanía
Trastorno bipolar / Ciclotimoa

PROCESOS DE DUELO

TRASTORNOS DE ALIMENTACION
Anorexia
Bulimia
Ingesta compulsiva
Vigorexia

TRASTORNOS PSICOSOMATICOS
Colon irritable
Fibromialgia
Cefaleas y migrañas
Enfermedad de Crohn
Dolor crónico

HABILIDADES SOCIALES, ASERTIVIDAD Y GESTION DE CONFLICTOS

TRASTORNOS DE PERSONALIDAD
Trastorno límite de la personalidad
Trastorno histriónico de la personalidad
Trastorno narcisista de la personalidad
Trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva
Trastorno dependiente de la personalidad
Trastorno paranoide de la personalidad
Trastorno esquizoide de la personalidad
Trastorno esquizotípico de la personalidad
Trastorno antisocial de la personalidad
Trastorno de la personalidad fóbica o evitativa

TRASTORNOS DEL SUEÑO
Insomnio
Apnea del sueño

TRAUMAS

ADICCIONES
Tabaquismo
Alcoholismo
Adicción al trabajo
Consumo de sustancias
Adicción a las nuevas tecnologías
Adicción al sexo

PODEMOS AYUDARTE EN…

TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Los trastornos de ansiedad son cada vez más comunes entre la población adulta. En el centro de psicología Arganzuela contamos con varios terapeutas en el abordaje de los trastornos de ansiedad.

Hay varios tipos de trastornos de ansiedad, podrás encontrar una descripción de cada uno dentro de este mismo apartado. No obstante, todos tienen en común que, el principal síntoma que padece la persona es la ansiedad.

La ansiedad es sin duda, como mínimo, sumamente desagradable. Esta emoción puede manifestarse de forma diferente en cada persona. Algunos de los síntomas que pueden presentarse pueden ser: palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardíaca, sudoración, temblores o sacudidas de piernas, sensación de ahogo o falta de aliento, sensación de atragantarse, opresión o malestar torácico, nauseas o molestias abdominales, inestabilidad, mareo o desmayo, desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (estar separado de uno mismo), sensación de entumecimiento u hormigueo, escalofríos o sofocaciones, etc.

No todas las personas experimentan todos los síntomas, ni éstos se manifiestan con la misma frecuencia e intensidad en cada caso. Lo que es importante que tengas en cuenta si estás padeciendo niveles elevados de ansiedad es, que tiene solución. La psicoterapia cuenta con varias técnicas para abordar tanto el síntoma como el trastorno. Ponte en contacto con nosotros y buscaremos la mejor forma de ayudarte a solucionar tu ansiedad.

¡No esperes más!
Pide cita al 914 735 784 o contacta con nosotros mediante un e-mail

Artículos de interés

Artículo: “¿Qué es la ansiedad?”
Video: “Respiración lenta para regular la ansiedad”

Video: “¿Qué es la ansiedad y cómo funciona?”
Artículo: “¿Qué es la ansiedad?”

Una fobia es un trastorno emocional que se caracteriza por el padecimiento de un miedo intenso e irracional ante un estímulo que potencialmente no es peligroso. La persona que la padece reconoce, y es capaz de darse cuenta de que su miedo es irracional, es decir, que a lo que teme, no es peligroso para su vida o integridad física. Sin embargo, no puede evitar sentir una ansiedad intensa, no puede controlarla y se lo hace pasar muy mal. En ocasiones llega a paralizar e incapacitar la vida de la persona no dejándola hacer cosas que sí quiere hacer.

Algunos ejemplos de fobia simple serían: miedo a volar o viajar en avión, miedo a conducir, miedo a las alturas, o a la oscuridad entre otras.
Es cierto que, el momento en el que más motivación encuentra una persona para abordar una fobia es cuando ese miedo no le permite hacer vida normal. Es decir, cuanto más me incapacita la fobia que padezco, más motivado me encuentro para luchar contra ella.

El equipo de profesionales del centro de Psicología Arganzuela, contamos con un amplio abanico de técnicas terapéuticas que en su conjunto, logran una elevada probabilidad de éxito en la terapia. En el testimonio de los pacientes que realizan un tratamiento para eliminar una fobia siempre está la frase. “Si sé lo útil que es la terapia me habría quitado la fobia antes”.

¡No esperes más!
Pide cita al 914 735 784 o contacta con nosotros mediante un e-mail

Artículos de interés

Video: “FOBIA A CONDUCIR”

La agorafobia se define como el miedo a los espacios abiertos, sin embargo, no se limita sólo a eso como la mayor parte de la gente cree. También abarca situaciones en las que resulta difícil o embarazoso escapar o no se tiene un sitio seguro cerca, normalmente el hogar. Los temores agorafóbicos suelen estar relacionados con situaciones como: permanecer solo fuera de casa, estar en aglomeraciones, hacer cola, o viajar en autobús, tren o automóvil. Estas situaciones se evitan, se resisten a costa de un malestar o ansiedad significativos, o se hace indispensable la compañía de un conocido para soportarlas.

Normalmente las personas que padecen de agorafobia también sufren de ataques de pánico, aunque no siempre tienen por qué darse. Una crisis/ataque de pánico es un episodio de ansiedad aguda durante el cual la persona siente un miedo y malestar intenso que se acompaña de los síntomas físicos típicos de la ansiedad (palpitaciones, sudor, temblores, sensación de ahogo, mareo, miedo a volverse loco o perder el control) y que suelen aparecer bruscamente alcanzando la máxima intensidad en los primeros 10 minutos.

Este problema es uno de los que mayor presencia tienen en las consultas de psicoterapia por lo que las técnicas están realmente actualizadas y resultan muy efectivas en la mayoría de los casos. Es importante ponerle freno a la agorafobia ya que de no hacerlo puede cronificarse repercutiendo negativamente en la vida de la persona al restringir enormemente su campo de actuación y las actividades que puede realizar, así como el número de personas con las que se puede relacionar pudiendo derivar en un episodio depresivo a corto plazo y en un trastorno depresivo a largo plazo.

En el Centro de Psicología Arganzuela contamos con una elevada tasa de éxito en el tratamiento de la agorafobia debido a que contamos con formación en técnicas que abordan el síntoma que es la ansiedad o el miedo a padecer un ataque de pánico en una situación que es vivida por la persona como “inescapable” es decir, una situación de la cual la persona no puede salir rápidamente si quisiera; y además, contamos con técnicas avanzadas que abordan y reparan lo que originó la agorafobia, el verdadero foco del problema, lo cual hace que la persona se libere de la ansiedad totalmente.

¡No esperes más! Pide cita al 914 735 784 o contacta con nosotros mediante un e-mail

Artículos de interés

Video: “¿QUÉ ES LA AGORAFOBIA?”

Artículo: “Tengo crisis de ansiedad”

La hipocondría es un problema psicológico que consiste en interpretar cualquier señal física del cuerpo como que se va a padecer o se tiene una enfermedad orgánica grave. La interpretación de esas señales de forma errónea hace que la persona sienta una ansiedad muy elevada y ésta a su vez genere sensaciones físicas que la persona interpreta como confirmación de la creencia de que tiene en su cuerpo una enfermedad grave.

A medida que el trastorno va cogiendo fuerza, la persona empieza a focalizar aún más su atención a cualquier cambio o sensación que tenga en su cuerpo. La persona en su búsqueda para reducir el miedo a que se cumplan sus expectativas suele buscar información relacionada con la enfermedad, pregunta constantemente a familiares y a amigos para asegurarse de que no tienen nada, etc. Es común tocarse y observar la parte del cuerpo que la persona teme que esté enferma de forma constante y repetitiva; además de realizar visitas continuas al médico para comprobar que no hay nada enfermo. Estos comportamientos a corto plazo reducen la ansiedad pero a largo plazo la aumentan, lo que origina que se repitan e incluso que la persona no crea a los médicos en su afirmación de que el paciente está sano.

Las personas que padecen hipocondría, con estos esfuerzos, intentan asegurarse a cada momento de que están sanos al 100% porque temer enormemente la enfermedad.

Este problema psicológico genera un gran sufrimiento tanto para la persona que lo padece como a su entorno. De éste problema se puede salir, existen técnicas específicas en terapia psicológica que pueden ayudar a que la persona mejore y deje de sufrir.

¡No esperes más!
Pide cita al 914 735 784 o contacta con nosotros mediante un e-mail

Una fobia es un temor intenso, excesivo e irracional que es desencadenado por un objeto o situación específica. Exponerse a dicha situación produce en la persona ansiedad, haciendo que la soporte con elevado malestar, o que trate de evitar exponerse a ella. En el caso de la fobia social la ansiedad se asocia a situaciones sociales donde el individuo se ve expuesto a personas que no son de su ámbito familiar y a la posible evaluación por parte de estas. La fobia social puede estar circunscrita a un ámbito social específico como puede ser comer delante de otros, hablar en público o relacionarse con persona del sexo opuesto, o puede ser generalizada, englobando a la mayoría de situaciones fuera del contexto familiar. Si la fobia social es muy grave puede cronificarse y llegar a convertirse en un trastorno de personalidad evitativa.

La fobia social puede darse incluso en niños, quienes la manifiestan sobre todo al interaccionar con sus iguales. El exponerse a situaciones sociales puede generar en los niños con fobia social berrinches, lloros, o incluso puede hacer que el niño deje de hablar por completo en situaciones sociales.

La manera de vencer la fobia social es a través de la exposición y el afrontamiento de las situaciones que generan ansiedad. Para que esta exposición sea eficaz previamente es necesario realizar un trabajo terapéutico donde se trabajen las ideas desproporcionadas sobre la excesiva evaluación por parte de los demás. Gracias a esto la persona aprende a redirigir la atención centrándola en la conversación en lugar de en los síntomas físicos de la ansiedad, a eliminar las expectativas negativas, a suprimir los pensamientos repetitivos sobre las consecuencias temidas, y a frenar la tendencia a establecer metas perfeccionistas. La fobia social puede superarse con éxito gracias a técnicas que usamos en consulta como la reestructuración cognitiva, el entrenamiento en habilidades sociales y el desarrollo de la asertividad.

¡No esperes más!
Pide cita al 914 735 784 o contacta con nosotros mediante un e-mail

Artículos de interés

Video: “LA FOBIA SOCIAL”
Artículo: “Timidez en adultos”
Artículo: “LA FOBIA SOCIAL”

Cuando la persona padece este trastorno suele experimentar obsesiones y compulsiones.

Las obsesiones son pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes que aparecen en la mente de forma intrusiva y que causan en la persona ansiedad o malestar significativo.

Las compulsiones son comportamientos o actos mentales repetitivos que la persona se ve obligada a realizar en respuesta a una obsesión o con arreglo a ciertas reglas que debe seguir estrictamente. El objetivo de estos comportamientos es la prevención o reducción del malestar o la prevención de algún acontecimiento o situación negativos.

Un ejemplo de obsesión puede ser, “Si toco el pomo de la puerta me voy a contagiar las manos de gérmenes” y un ejemplo de compulsión puede ser “necesito lavarme las manos 10 veces seguidas para quedarme tranquilo y saber que no me voy a contagiar”

Estos pensamientos y rituales provocan malestar significativo, pérdida de tiempo o interfieren en la rutina diaria llegando, en los casos más graves, a no poder hacer una rutina diaria normal.

La presentación del trastorno obsesivo compulsivo en niños es similar a la de adultos. Además, la prevalencia es similar en hombres y mujeres. Las mujeres tienden a tener compulsiones de limpieza, mientras que los hombres tienen más rituales de comprobación, aunque esta prevalencia varía dependiendo de cada persona.

En el Centro de Psicología Arganzuela aplicamos las técnicas que se han demostrado sumamente eficaces para las obsesiones y compulsiones. Ponte en contacto con nosotros, podemos ayudarte.

El trastorno de ansiedad generalizada es una preocupación excesiva sobre una amplia gama de acontecimientos o actividades. Este constante estado de preocupación se percibe como incontrolable por la persona. Además, la ansiedad generalizada se asocia a inquietud, dificultad para concentrarse, irritabilidad, tensión muscular y dificultades para conciliar y mantener el sueño.

Las personas con ansiedad generalizada se preocupan de manera crónica por el futuro y por múltiples situaciones de la vida diaria. Dan por hecho que van a suceder acontecimientos negativos, a pesar de que la probabilidad de que ocurran es muy baja. Por ejemplo, la persona puede estar constantemente preocupada porque a su hijo le pase algo por la calle cuando vuelva a casa, o porque vaya a caer enferma o que la despidan del trabajo sin que haya motivos para pensarlo. Esta tensión y preocupación son constantes. La ansiedad generalizada es diagnosticada más frecuentemente en mujeres, y puede generarse por niveles elevados de una hormona llamada cortisol, junto con la acción del ambiente y de las experiencias vividas por la persona tanto en la infancia como en la edad adulta.

Desde el Centro de Psicología Arganzuela contamos con numerosos casos de éxito, gracias a la aplicación de técnicas empíricamente validadas para trabajar la ansiedad generalizada. Deja de sufrir y ponte en contacto con nosotros. Podemos ayudarte.

¡No esperes más!
Pide cita al 914 735 784 o contacta con nosotros mediante un e-mail

El estrés es una de las dificultades emocionales más comunes en la sociedad en que vivimos. Parece que sólo pueden padecer estrés los altos ejecutivos. Sin embargo, ninguno de nosotros estamos exentos de esta dificultad emocional.

El estrés es una respuesta que tiene nuestro organismo ante una situación que puede suponer un reto o una amenaza. Esta respuesta es adecuada, porque nos ayuda a adaptarnos a situaciones que requieren que todos nuestros recursos estén en funcionamiento. Sin embargo, si la situación estresante se mantiene puede tener consecuencias muy perjudiciales para nuestra salud, ya que nos genera ansiedad. Esta ansiedad tiene consecuencias para nosotros a nivel físico, como puede ser dolor muscular, cansancio, o incluso agotamiento, como a nivel emocional, haciendo que nos sintamos tensos, irritables y apáticos.

El estrés se genera por la presencia de una situación difícil a nivel laboral, social o emocional. No obstante, la ansiedad por estrés se cronifica por la manera en la que valoramos la situación. Nuestra mente evalúa dos cosas cuando tiene que enfrentarse a algún suceso:

  • ¿Qué me requiere esta situación?
  • ¿Con qué herramientas cuento yo para abordarla?

Cuando el cerebro interpreta que la persona es capaz de abordar la situación sin problema, el estado emocional es de tranquilidad. Sin embargo, cuando la mente calcula que las demandas de la situación son muy elevadas, o bien, que las capacidades de la persona son limitadas para enfrentar dicha situación, aparece la respuesta de estrés y el cuerpo empieza a activarse apareciendo así los síntomas de la ansiedad. Es decir, si la valoramos como una situación incontrolable y asumimos que no tenemos recursos suficientes para hacerla frente será más fácil que nos centremos en el malestar que sentimos en lugar de buscar maneras de solucionar el problema. Si por el contrario afrontamos la situación centrándonos en las posibles soluciones y viviéndola como un reto será más probable que venzamos la ansiedad.

Según nuestra experiencia, las personas que realizan un proceso terapéutico cuando padecen ansiedad por estrés, consiguen confiar más en sus recursos y buscan soluciones eficaces. Las personas proactivas que valoran las situaciones difíciles como retos sienten menos emociones negativas y salen fortalecidas de los momentos complicados: esto es lo que se consigue con un proceso terapéutico. Cuando el estrés está afectándote más de lo que te gustaría, hay recursos psicológicos que pueden ayudarte.

¡No esperes más!
Pide cita al 914 735 784 o contacta con nosotros mediante un e-mail

Artículos de interés

Artículo: LOS 4 MEJORES CONSEJOS PARA EVITAR EL ESTRÉS PREVACACIONAL
Video: 5 CONSEJOS PARA REDUCIR EL ESTRÉS EN TU EQUIPO DE TRABAJO
Video: EL ESTRÉS LABORAL PARA LOS TRABAJADORES

TRASTORNO DEL ESTADO DE ÁNIMO

Todas las personas nos sentimos tristes, melancólicas, desmotivadas en algún momento de nuestra vida. Estos sentimientos por sí mismos no pueden considerarse patológicos. Para llegar a constituir un trastorno deben darse una serie de condiciones, entre las que se incluyen la intensidad y la duración de los síntomas, y si éstos llegan a afectar a la capacidad de la persona para relacionarse con los demás, trabajar e incluso involucrarse en actividades de su día a día (hacer la compra, cocinar, deporte, etc.).

Alguno de los síntomas necesarios para poder establecer un diagnóstico de depresión son un estado depresivo la mayor parte del día, una disminución de la capacidad para experimentar placer en todas o casi todas las actividades, insomnio o hipersomnia, enlentecimiento psicomotor, fatiga o pérdida de energía, excesivos sentimientos de inutilidad, disminución de la capacidad para pensar o concentrarse y pensamientos recurrentes de muerte o suicidio. Estos síntomas deben estar presentes durante al menos 2 semanas.

¡No esperes más!
Pide cita al 914 735 784 o contacta con nosotros mediante un e-mail

Artículos de interés

Video: “ENTREVISTA: DIFERENCIAR ENTRE BAJO ESTADO DE ÁNIMO Y DEPRESIÓN”
Video: “LA DEPRESIÓN”
Video: “DEPRESIÓN POSTPARTO”

En el sentido opuesto de la depresión encontramos la manía.

La manía es un estado de ánimo caracterizado por una excesiva alegría, euforia, irritabilidad y excesiva activación física y mental. Este estado de ánimo alterado produce una serie de síntomas entre los que se incluyen: una autoestima excesiva, ideas de grandiosidad (que pueden llegar a ser delirantes), habla acelerada y verborrea, fuga de ideas (pasan de un pensamiento a otro completamente diferente con mucha rapidez), distraibilidad (incapacidad para centrarse en lo importante, atienden a asuntos banales e irrelevantes) disminución de la necesidad de dormir, tienden a involucrarse en actividades placenteras y de riesgo sin preocuparse de las consecuencias que puedan tener, siendo frecuentes las actividades sexuales de riego, infidelidades, compras impulsivas que implican gastar elevadas cantidades de dinero, etc.

Estos síntomas tienen un impacto muy negativo en la vida de la persona a nivel social, laboral (siendo habitual que sean despedidos durante la ocurrencia episodio maniaco), de desempeño de las actividades cotidianas y especialmente a nivel de pareja, debido a las frecuentes infidelidades que se producen durante el episodio.

Para poder diagnosticar un episodio de manía los síntomas descritos deben estar presentes durante al menos una semana, siendo necesaria la hospitalización de la persona durante el episodio con el fin de evitar daño a sí mismo o a los demás.

En la hipomanía se presenta el mismo estado de ánimo alterado y los mismos síntomas característicos de la manía. La diferencia entre ambos episodios implica que en la hipomanía los síntomas aparecen con menor intensidad, desapareciendo las ideas delirantes propias de la manía. Así, no se produce el deterioro sociolaboral que sí tiene lugar en la manía, no requiriendo tampoco la hospitalización de la persona.

Entonces, ¿Cómo podemos diferenciar la hipomanía de un estado de ánimo de alegría normal?

La hipomanía se presenta como un “click” en el estado de ánimo y en el funcionamiento de la persona respecto a su estado de ánimo y su funcionamiento habitual. Así, un estado de ánimo hipomaníaco se diferencia del estado de ánimo de alegría normal, en que en este último la persona está contenta pero no presenta activación elevada, habla excesiva, cambios en el patrón de sueño o mayor autoestima. Además, la hipomanía puede parecer una especie de cambio en la personalidad del individuo, por ejemplo, una persona tímida se presenta de forma repentina como muy sociable y habladora.

En ocasiones la hipomanía aparece únicamente como una defensa ante un estado emocional o etapa vital difícil. Un ejemplo de la hipomanía como defensa sería por ejemplo una persona que vive una ruptura sentimental y necesita salir mucho y divertirse, encontrarse muy ocupada y distraída. Este estado no es patológico, ya que cumple una función, la de defenderse ante la dificultad de tramitar el duelo por la ruptura sentimental pero, si persistiera demasiado tiempo, no permitiendo elaborar la pérdida sí podría desencadenar un estado emocional de patología.

Si te sientes identificado con estos síntomas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

¡No esperes más!
Pide cita al 914 735 784 o contacta con nosotros mediante un e-mail

Your Content Goes Here

PROCESOS DE DUELO

Artículos de interés

Video: “LOS PROCESOS DE DUELO”

Video: “DIFICULTADES PARA SUPERAR UN DUELO”

TRASTORNO DE LA ALIMENTACIÓN

¿Qué se entiende por Trastornos de Alimentación?

Podemos definir los Trastornos de Alimentación como aquellos cambios o alteraciones en los hábitos de alimentación que pueden producir consecuencias graves a nivel físico, psicológico y social.

No obstante, desde nuestra experiencia clínica en el Centro de Psicología Arganzuela, podemos afirmar que, en la mayoría de los casos, son alteraciones psicológicas o psicosociales previas, las que impactan directamente sobre los estilos o hábitos de alimentación.
Comer muy poco, comer demasiado o una dieta desajustada nutricionalmente pueden llegar a ser hábitos alimenticios problemáticos si se mantienen demasiado tiempo. Además, si estos hábitos inadecuados se expresan en una persona con determinadas características psicológicas (hiperresponsabilidad, perfeccionismo, baja tolerancia a la frustración, baja autoestima, impulsividad,) es más probable que se dé la aparición de un trastorno de alimentación.

Estos trastornos con frecuencia se desarrollan durante la etapa de la adolescencia o a inicios de la edad adulta. Sin embargo, nuestros psicólogos expertos en trastornos de la conducta alimentaria señalan que, si estuviéramos atentos al comienzo de los síntomas, de los cambios en los hábitos alimentación, y actuáramos con rapidez, el problema no llegaría a agravarse.

Artículos de interés

Artículo: “PREVENCIÓN DE LOS TRASTORNOS DE ALIMENTACIÓN”

Antes de describir los diferentes tipos de trastornos de alimentación, desde el Centro de Psicología Arganzuela queremos hacer hincapié en que NO se trata de niñas o niños superficiales, presumidos, egoístas o caprichosos. Viven dominados y controlados por su miedo a engordar, el miedo les dice qué deben comer y qué no, el miedo les engaña, les hace verse gordos, feos, desproporcionados o débiles. Que la familia de estos niños, así como la sociedad en general, comprenda lo que ocurre es una labor fundamental. El desconocimiento, la crítica, la intolerancia y la presión a la que se ven sometidos no les ayuda a enfrentar este miedo. Cambiarán y perderán el miedo si se les comprende y se les dan herramientas para enfrentarse con su miedo a engordar, el perfeccionismo, la baja autoestima, la autocrítica.

¡No esperes más! Pide cita al 914 735 784 o contacta con nosotros mediante un e-mail

La anorexia se caracteriza por una pérdida importante de peso, situándose por debajo del peso mínimo establecido como saludable. Estas niñas (es más frecuente en mujeres que en hombres) viven dominadas por el miedo a engordar. El control del peso y la comida se vuelven para ellas una obsesión. Comen muy poco y usan ciertos rituales y mecanismos para no engordar. Consumen únicamente unos pocos alimentos, lo que provoca un déficit importante de vitaminas, minerales y nutrientes lo que acaba a afectando gravemente a su salud física. Esta dieta extrema con frecuencia desemboca en atracones de “alimentos prohibidos” (lo que es normal, dado que es insoportable estar sin comer), lo que a su vez les genera culpa (por saltarse la dieta) y de nuevo miedo a engordar, llevándolas al ejercicio excesivo, vómitos que ellas mismas provocan, o uso inadecuado de laxantes, diuréticos o enemas.

En esta línea, podemos ver como la anorexia no es únicamente un problema con el peso o los alimentos, sino un intento de usar el peso y los alimentos para manejar sus problemas emocionales.

La bulimia se caracteriza por episodios frecuentes y recurrentes de atracones de comida, ingiriendo cantidades inusualmente grandes de comida de forma descontrolada. Estas niñas suelen ocultar sus atracones y conductas compensatorias, ya que estos comportamientos vienen acompañados de sentimientos de asco, vergüenza. Al asco y la vergüenza se unen de nuevo la culpa y el miedo a engordar, por lo que los atracones van seguidos de ciertas conductas de compensación, tales como provocarse el vómito, hacer ejercicio excesivo, ayuno o el uso de diuréticos y laxantes.

Los ciclos de atracones y conductas de control o compensatorias suelen ocurrir varias veces a la semana e incluso varias veces al día. Estas personas suelen tener un peso normal o incluso un ligero sobrepeso, siendo frecuentes las fluctuaciones de peso. Al igual que en la anorexia, hay mucho miedo a engordar e insatisfacción corporal.

Es necesario un proceso terapéutico para salir de la bulimia. Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos.

El trastorno por atracón se caracteriza, al igual que la bulimia, por la presencia de atracones frecuentes (alrededor de 3 veces a la semana) y descontrolados, pero a diferencia de la bulimia, estos episodios no van seguidos de conductas de compensación, por lo que a menudo ganan mucho peso, llegando a padecer obesidad, lo que conlleva un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Quienes padecen este trastorno no pueden parar de comer o no pueden controlar qué y cuánto comen, independientemente de si tienen hambre o no, o se sientan saciados. Estas conductas vienen acompañadas igualmente de sentimientos de vergüenza y culpa, por lo que les cuesta reconocer el problema, a pesar de no saber qué hacer para controlar los atracones.

El trastorno por atracón está asociado con la adicción a la comida y el tratamiento requerido es similar a la adicción a otro tipo de sustancias como puede ser el alcohol.

La vigorexia es un trastorno por el que la persona percibe sus características físicas de manera distorsionada, se obsesiona con sus imperfecciones y se preocupa excesivamente por parecer demasiado pequeña o débil. Esto lleva a la persona no solamente a un desajuste en sus hábitos alimenticios sino a realizar ejercicio de forma compulsiva, ejercitando su cuerpo generalmente en gimnasios con el fin de desarrollar más su masa muscular.

Esto se complica cuando la persona consume esteroides o anabolizantes con el fin de aumentar aún más su masa muscular, ya que el consumo de estos productos tiene consecuencias muy negativas a nivel físico, aumentando el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, disfunción eréctil, cáncer de próstata, lesiones hepáticas, etc.

Este trastorno suele estar muy relacionado con el trastorno obsesivo-compulsivo e implica numerosas consecuencias negativas en diferentes ámbitos de la vida de la persona, afectando a las relaciones personales, especialmente a las relaciones de pareja.

Puedes visualizar el siguiente documental en el cual participó nuestra directora Esther Gómez García-Romeral:
Video: “ATLETAS MUTANTES”

TRASTORNOS PSICOSOMÁTICOS

Todos hemos tenido algún momento difícil en el trabajo, los estudios o la vida privada y hemos sentido que nos dolía la cabeza, teníamos contracturas o nos poníamos malos después de una racha dura de trabajo. El cuerpo y la mente están interconectados de múltiples maneras y a veces, tenemos problemas físicos que son consecuencia de factores emocionales. Por esto, cada persona somatiza de una forma (Una somatización es un síntoma físico producido por un padecimiento emocional). Por ejemplo, hay personas que cuando tienen un momento personal complicado, tienen problemas de estómago, mientras que otras personas tienen problemas de piel tras una época de mucho estrés.

Por lo tanto, no existe un único trastorno psicosomático, sino que existen diferentes síntomas físicos en función de la persona y del organismo.

Uno de los aspectos que más se ha estudiado a nivel orgánico es el estrés. Numerosos estudios demuestran y es por todos conocido, que el estrés puede afectar de múltiples formas, desde que se nos caiga el pelo hasta que tengamos problemas de piel, pasando con problemas estomacales como las úlceras.

Asimismo, existen ciertas enfermedades en las que influye mucho nuestro estado emocional. Es común que, al somatizar ciertos problemas, estas enfermedades físicas se agraven.

Si crees que hay aspectos personales y emocionales que influyen en tus problemas de salud, no dudes en consultarnos para mejorar tu bienestar. Podemos ayudarte.

¡No esperes más! Pide cita al 914 735 784 o contacta con nosotros mediante un e-mail

El colon irritable es un cuadro crónico cuya característica principal es un dolor abdominal que puede ser acompañado de cambios en el rimo intestinal y sensación de distensión abdominal. Lo llamativo de este cuadro es que aún no se han encontrado causas físicas que lo puedan explicar o justificar.

Siempre es importante acudir al médico si se sospecha de que se puede estar sufriendo de colon irritable. Es muy recomendable, tras el diagnóstico, realizar un proceso terapéutico con el cual se pueda comprender en qué momentos los síntomas son más elevados, y si a nivel emocional notamos algo que pueda influir en nuestro problema.

Por todo ello la psicoterapia nos puede ayudar a comprender más en profundidad lo que nos pasa, sin olvidarnos de los tratamientos médicos.

La fibromialgia se caracteriza por sentir un dolor generalizado en diferentes partes del cuerpo, así como otros síntomas somáticos o físicos. Los más frecuentes son dolores de cabeza, migrañas, dolores en puntos sensibles, el síndrome del intestino irritable, rigidez…

Además, estos síntomas suelen acompañarse de depresión, trastornos del sueño, cambios de humor y problemas de concentración y memoria.

Existe mucha controversia acerca de si su origen es psicológico o físico, ya que, las personas que lo sufren, tienen un nivel muy elevado de dolor, pero no es acompañado de ninguna causa orgánica relacionada.

El trabajo psicoterapéutico es muy importante cuando se sufre de fibromialgia. Conocer su cuerpo, dosificar los esfuerzos y reconocer cómo la gestión emocional puede influir en el aumento o disminución del dolor son aspectos básicos para trabajar en personas con fibromialgia.

Gestionar el estrés, mejorar los pensamientos sobre uno mismo y trabajar la autoestima y los conflictos con los demás también deben ser aspectos básicos que trabajar.

Si bien es cierto que las cefaleas y las migrañas tienen una causa orgánica, muchas veces existe una gran influencia de nuestras emociones. El estrés, la tristeza y la gestión emocional inadecuada pueden aumentar la magnitud de las migrañas. En terapia, trabajamos para mejorar las capacidades que tiene la persona para gestionar sus emociones, así como aumentar los recursos para que las migrañas afecten lo menos posible a la vida de la persona que las sufre.

Así, la gestión del estrés en el día a día de la persona que sufre migrañas es un trabajo fundamental para la mejora de su bienestar.

Es una afección por la cual resultan inflamadas partes del tubo digestivo. La enfermedad de Crohn es una forma de enfermedad intestinal inflamatoria (EII).

La causa exacta de la enfermedad de Crohn se desconoce. Es una afección que se presenta cuando el sistema inmunitario del propio cuerpo ataca por error y destruye el tejido corporal sano (trastorno autoinmunitario).

Una de las causas que puede afectar en que aumente o disminuyan los síntomas asociados a la Enfermedad de Crohn es el estrés, por ello es importante saber manejar muy bien el estrés para que no aumenten los problemas relacionados con esta enfermedad.

Por otro lado, es importante trabajar en cómo afecta tener un problema así a nivel psicológico. Es frecuente que aparezcan síntomas de ansiedad y depresión asociados a la enfermedad, por ello, el objetivo sería empoderar a la persona para que la enfermedad afecte en la menor medida posible a la vida diaria, así como aprender a convivir con ello.

El dolor crónico es una sensación proveniente del sistema nervioso. El dolor, como tal nos ayuda a distinguir si tenemos un problema físico que necesita ser tratado. Pero el dolor crónico es diferente. Las señales de dolor crónico pueden acompañar a la persona que lo sufre durante años o incluso toda la vida. A veces hay una lesión que causa este dolor y otras veces no hay una lesión que responda a éste.

El trabajo en psicoterapia es ser conscientes de qué problemas o qué causas hacen que el dolor aumente y aprender a gestionarla de otras formas. Muchas veces evitamos conflictos con otras personas, tenemos preocupaciones, o ansiedad a ciertas situaciones que al final nos afectan, haciendo que nuestro dolor aumente. También es importante trabajar la relajación, para reconocer cuándo tenemos nuestro cuerpo en tensión y poder manejarlo, promoviendo estados de relajación más amplios y acortando los tiempos de dolor en la medida de lo posible. Otro aspecto importante es ayudar a la persona a convivir con el dolor, promoviendo actividades. Con todo esto, el objetivo es que tú seas el protagonista de tu vida y no el dolor.

HABILIDADES SOCIALES, ASERTIVIDAD Y GESTIÓN DE CONFLICTOS

TRASTORNOS DE PERSONALIDAD

Podemos identificar un trastorno de la personalidad por el tipo de relaciones personales que establece la persona, es decir, por el tipo de vínculos que genera con los demás. Con sus iguales, con sus superiores, con las personas que están a su cargo o dependen de el/ella, y, consigo mismo.

Cuando la persona padece un trastorno de personalidad, mantiene un patrón permanente de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del sujeto. Esto es, la persona no se comporta, ni piensa como es de esperar según la cultura en la que vive.

Este patrón se puede manifestar en diferentes áreas:

  • En la cognición: formas de percibir e interpretarse a uno mismo, a los demás y a los acontecimientos.
  • Afectividad: la gama, la intensidad, la labilidad y la adecuación de la respuesta emocional pueden estar alteradas.
  • La actividad interpersonal.
  • El control de impulsos.

Esta forma de comportarse y de sentir, es inflexible y se extiende a una amplia gama de situaciones personales y sociales. La persona sufre un malestar importante y a veces puede haber deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad de la persona.

La persona se comporta así ya desde la adolescencia o el principio de la edad adulta.

Se caracteriza por un patrón general de inestabilidad en la imagen de uno mismo, en la afectividad, en las relaciones con los demás, así como una gran impulsividad.

A nivel cognitivo, presentan pensamientos ambivalentes hacia sí mimos y hacia los demás, sensación de vacío, pensamiento rígido e inflexible, baja tolerancia a la frustración, y frecuente autocrítica.

La inestabilidad afectiva se manifiesta con una gran activación emocional, emociones contradictorias, ira intensa y desproporcionada y tendencia a inhibir emociones negativas (tristeza, vergüenza, culpa…).

En cuanto al comportamiento son bastante impredecibles, generan conflictos, se muestran excesivamente dependientes de los demás, siendo muy intensos y caóticos en las relaciones (o todo o nada) y empleando el chantaje emocional y conductas irresponsables (abuso de sustancias, intentos de suicidio, atracones de comida).

Se caracterizan por ser personas extremadamente emotivas que tienden a exteriorizar sus sentimientos de forma teatral o exagerada. Necesitan ser el centro de atención y recibir elogios y cumplidos de los demás.

A nivel cognitivo, se muestran preocupados por el atractivo físico, son muy sensibles al rechazo, confían en su intuición y tienden a ser influenciables y confiados. Tiene poca empatía, por lo que suelen ser vistos por los demás como egocéntricos.

En el plano afectivo, muestran un estado emocional muy cambiante, superficial y exagerado. Presentan gran dependencia de los demás, no recibir atención les genera malestar. Además tienen poca tolerancia a la frustración y al aburrimiento.

El patrón de conducta suele ser teatral, se activan y reaccionan fácilmente. Son impulsivos y extravertidos, siendo capaces de establecer fácilmente relaciones con los demás, pero les es difícil mantenerlas. Tienen una actitud seductora y coqueta.

Tienen un sentido de la propia valía y confianza en uno mismo extremo. Llegan a creer que sus capacidades son excepcionalmente valiosas y se muestran arrogantes o explotadores.

Algunos de los aspectos cognitivos más destacables son la inflexibilidad, ausencia de empatía, presencia de fantasías de éxito o fama sin límites, necesidad de ser admirado por otros y egocentrismo.

En el ámbito afectivo, tienen relaciones superficiales, presentan variaciones extremas en su estado de ánimo, responden con ira si se sienten criticados y suelen mostrar un aire general de indiferencia y tranquilidad fingida.

Su comportamiento es distante, arrogante, presuntuoso y engreído. Muestran indiferencia ante los demás y los explotan en su propio beneficio. Pueden ser impacientes y agresivos.

Son personas altamente organizadas, perfeccionistas, minuciosas y competentes. Dedican gran parte de su tiempo a actividades profesionales, intentando ser lo más productivos posible.

A nivel cognitivo son muy rígidos y dogmáticos. Les incomoda la incertidumbre, las cosas ambiguas. Tienen miedo a cometer errores y a fracasar. Tienden a centrarse en los detalles y son escrupulosos en temas de moral y ética.

Intentan controlar las emociones porque las consideran un signo de inmadurez, no expresando afecto o cariño. Sin embargo les resulta más fácil expresar la ira o la indignación. Por otro lado manifiestan ansiedad ante los cambios.

Se comportan de forma muy estructurada y organizada, siguiendo normas estrictamente. Se dedican principalmente al ámbito profesional, descuidando las actividades de ocio. En sus relaciones sociales suelen ser correctos y distantes.

Son personas a las que les cuesta tomar sus propias decisiones. Necesitan confiar en otras personas para que lo haga por ellos y sentirse protegidos.

A nivel cognitivo, presentan gran necesidad de ser cuidados y apoyados, hasta el punto de tolerar un trato negativo para mantener el afecto del otro. Se ven a sí mismos como débiles o ineficaces.

En el ámbito emocional, predomina el temor y el desamparo ante el abandono. Manifiestan ansiedad cuando tienen que actuar de forma independiente.

Se comportan con poca confianza en sí mismos, mostrándose apegados, conformistas y poco críticos con los demás. Buscan siempre el consejo y ayuda de otro.

Las personas con este trastorno se caracterizan por tener sospechas continuas de que los demás traman algo en su contra o quieren perjudicarle, fijándose en detalles que pasan desapercibidos por los demás.

Atendiendo a la parte cognitiva, se mantienen en constante alerta, se sienten perseguidos. También suelen interpretar de forma inadecuada las intenciones de los demás. Son escépticos y suspicaces.

A nivel emocional, se sienten tensos e irritables frecuentemente, son poco sensibles al malestar de los demás y suelen manifestar sobre todo la ira y los celos.

Su conducta es hipervigilante, comprueban continuamente la lealtad de sus familiares y amigos, están a la defensiva y pueden mostrarse controladores y fríos.

Se muestran poco interesados por las relaciones con otras personas. Llevan una vida independiente y solitaria. No necesitan a nadie ni expresan emociones.

Prestan poca atención a los demás y son indiferentes a las alabanzas y a las críticas. Sus intereses se suelen centrar en cosas materiales que en experiencias sociales.

En el plano emocional, expresan muy pocas emociones, permaneciendo estas reprimidas. No sienten disfrute en las relaciones cercanas y presentan un deseo sexual disminuido.

Carecen de expresión facial y el contacto ocular es escaso. Su tono de voz suele ser lento y monótono, aunque el discurso sea de contenido emocional. No muestran iniciativa y manifiestan poca vitalidad o energía.

Se trata de personas con un comportamiento excéntrico, con creencias extrañas y torpes en las relaciones sociales. Suelen llevar una vida extravagante, sin intención de adaptarse a lo establecido.

A nivel de pensamiento presentan gran desorganización. Sus interpretaciones son diferentes a las de los demás y son desconfiados. Además pueden creen que poseen telepatía o clarividencia.

En el plano emocional, suelen sentir ansiedad en las interacciones sociales, ausencia de disfrute en las situaciones que son agradables para la mayoría de personas y tendencia a sufrir ataques de ansiedad o depresión.

La conducta es extraña así como su lenguaje, por lo que suelen permanecer aislados ante el rechazo o la incomprensión de los demás. Suelen vestir de forma extravagante o peculiar.

En este trastorno la persona muestra un comportamiento desconsiderado con los demás, explotador y agresivo, con ausencia de remordimiento.

Se caracterizan por despreciar las normas sociales, no creen en valores éticos o morales y son incapaces de tener empatía. En cambio, presentan una gran confianza en sí mismos al mismo tiempo que desconfían de los demás.

Las emociones que presentan más frecuentemente son la ira y la irritabilidad. Son impulsivos y hostiles. No tienen sentimientos de afectividad o cordialidad.

Se pueden mostrar aparentemente encantadores para conseguir sus objetivos. Sin embargo, provocan peleas, reaccionan mal ante los fracasos y son vengativos. Además suelen implicarse en conductas fraudulentas o ilegales y muestran desprecio ante la autoridad.

Son personas en los que predomina el miedo al rechazo y a la humillación por parte de los demás, por lo que limitan sus interacciones sociales aunque les gustaría tener relaciones cercanas.

Su patrón de pensamiento se caracteriza por la búsqueda de aprobación de los demás, preocupación por la crítica y por su actuación. Presenta muchos pensamientos perturbadores o confusos. Tienen una autoestima baja, exagerando sus fracasos y minimizando sus logros.

A nivel emocional son temerosos ante situaciones o personas desconocidas. Suelen tener sentimientos de vacío, soledad o tristeza.

Su comportamiento es torpe y rígido en situaciones sociales, tienden a aislarse y están en constante alerta ante las señales de rechazo o desaprobación de los demás.

TRASTORNOS DEL SUEÑO

El insomnio es una dificultad persistente en el inicio del sueño, su duración, consolidación o calidad que ocurre a pesar de la existencia de adecuadas circunstancias y oportunidades para el mismo, y que se acompaña de un nivel significativo de malestar o deterioro de las áreas social, laboral, educativa, académica, conductual o en otras áreas importantes del funcionamiento humano. Así pues, se trata de un problema de la disminución de la cantidad y/o calidad del sueño.

Este trastorno del sueño se da en una tercera parte de la población (30%), siendo más frecuente en los ancianos, las mujeres y en personas con enfermedades psiquiátricas. La mayoría de los casos de insomnio tienen un inicio agudo, coincidiendo con situaciones de estrés y tienden a cronificarse en el 60% de los casos debido a factores comportamentales (mala higiene del sueño) y cognitivos (ideas y temores a no dormirse) desarrollados por el episodio de insomnio.

Los síntomas más habituales son: disminución de la concentración, falta de energía física y alteraciones del comportamiento y de las emociones (irritabilidad), que afectan de modo importante en la calidad de vida.

Si padeces insomnio no dudes en abordarlo. La psicología cuenta con técnicas y herramientas que podrás ayudarte a reducirlo y eliminarlo.

¡No esperes más!
Pide cita al 914 735 784 o contacta con nosotros mediante un e-mail

Se trata de un serio desorden del sueño que ocurre cuando la respiración de una persona es interrumpida mientras está durmiendo. Las personas dejan de respirar repetidamente mientras están durmiendo, a menudo ocurre entre 30 veces o más por hora. La persona pasa de un sueño profundo a un sueño liviano cuando hay una pausa en la respiración o cuando la respiración se vuelve superficial. Por esta razón, el sueño es de mala calidad y se siente cansancio durante el día. Existen dos tipos de apnea del sueño: la obstructiva y la central. La obstructiva es la más común de las dos.

La apnea obstructiva ocurre como episodios de bloqueo completo o parcial de la entrada superior de aire durante el sueño. Durante un episodio de apena el diafragma y los músculos del pecho trabajan más duro mientras la presión para abrir las vías de aire se incrementa. La respiración usualmente se vuelve un ruido muy fuerte. Estos episodios pueden interferir con un sueño profundo, reducir el fluido de oxígeno a los órganos vitales y causar irregularidades en el ritmo cardíaco.

En la apnea del sueño central, las vías de aire no son bloqueadas sino que el cerebro falla al enviar señales a los músculos de la respiración debido a la inestabilidad en el control central de la respiración. Este tipo de apnea se denomina así porque está relacionada con la función del sistema nervioso central.

Este trastorno del sueño afecta a cerca del 25% de los hombres y casi al 10% de las mujeres. Puede afectar a personas de cualquier edad, incluyendo a niños, pero es más común en los mayores de cuarenta años y en aquellos que tienen sobrepeso.

Los síntomas más comunes son: ronquidos, somnolencia durante el día o fatiga, falta de descanso durante el sueño, despertarse de pronto con una sensación de jadeo o asfixia, boca seca o dolor de garganta al despertarse, debilitamiento intelectual (problemas de concentración, olvido o irritabilidad), sudoración por la noche, disfunción sexual y dolores de cabeza.

Las personas que padecen este trastorno lo pasan realmente mal por todas las consecuencias que conlleva. Si padeces apnea del sueño, no dudes en contactar con nosotros, podemos ayudarte con un proceso terapéutico y amortiguar el efecto psicológico que produce.

¡No esperes más!
Pide cita al 914 735 784 o contacta con nosotros mediante un e-mail

TRAUMAS

La palabra trauma proviene del griego y significa “herida”. El trauma es una herida emocional y por tanto psicológica que puede ser derivada de muchas situaciones. Normalmente, al oír hablar de un suceso traumático, lo asociamos con aquellos causados por el hombre (terrorismo, guerras, abusos…) o por desastres naturales (terremotos, huracanes…).

Sin embargo, existen muchas formas de diferenciar los traumas, por un lado, no es lo mismo que el trauma haya sido intencionado (un abuso) a que haya sido algo ajeno o accidental (un terremoto). Siempre nos cuesta más asumir aquello que ha sido provocado intencionadamente por otros.
Otra forma de diferenciar los traumas es si han sido aislados (aún siendo éstos de mayor magnitud) o repetidos en el tiempo. Por ejemplo, los psicólogos especializados en trauma hablamos de traumas con “T” mayúscula cuando es un trauma de gran magnitud y aislado en el tiempo, por ejemplo, la muerte de un familiar de forma repentina en un accidente. Hablamos de traumas con “t” minúscula cuando su origen no es tan fácil de concretar y se ha desarrollado a lo largo del tiempo. Aparentemente estos traumas se aprecian como de menor importancia, pero no es así, porque también dejan una importante herida emocional. Estas “t” pueden ser negligencia, desprotección, abuso continuado…

Los efectos del trauma ya sean “Trauma” o “trauma” no determina la importancia de daño emocional que producen. Los efectos del trauma dependerán de la historia de la persona, de la capacidad de resiliencia de cada uno, del momento vital en que éste se haya producido, y de cuántas veces o a lo largo de cuánto tiempo se ha producido.

Independientemente de cuál fue el origen, un trauma nos afecta a todos los niveles, desde la salud hasta el bienestar, así como influye en los pensamientos acerca de nosotros mismos o de los demás. Por ejemplo, es frecuente que, en los niños abusados, se cree la idea de que ellos han hecho algo que ha originado eso, y por tanto se sienten culpables del abuso.

Lo que ocurre a nivel neurofisiológico es lo siguiente: Imagina una red neuronal. En ocasiones ocurre que los recuerdos traumáticos se encapsulan en las sinapsis neuronales, creando un “nudo”, por el cual, cuando pasa la información, no fluye directamente, es por esto que el cerebro no puede almacenar estos recuerdos y nos siguen viniendo al presente de diferentes formas.

No debemos olvidar que los traumas más complejos y dolorosos son los causados en las primeras etapas de vida del menor. Los traumas de apego, abandono, negligencia, son aquellos que más importantes son de sanar y necesitan de un trabajo más profundo y delicado. El trabajo en psicoterapia consiste en tramitar ese “nudo” y conseguir que sea reabsorbido para que sea un recuerdo más.

La técnica más efectiva y que ha demostrado empíricamente mejores resultados para trabajar recuerdos traumáticos es la llamada EMDR (Desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares). Esta técnica, trabaja el recuerdo traumático con una estimulación bilateral (normalmente movimientos oculares) mediante la cual, la persona tramita estos recuerdos para que se puedan procesar y que la herida emocional vaya poco a poco desapareciendo. Permite que cada persona procese a su ritmo aquello que le es doloroso, donde el terapeuta, además de acompañar en este procesamiento, aportará esta estimulación clave para que el trauma pueda ser trabajado a nivel neuronal.

El TEPT está incluido en el actual DSM-V (Manual Diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) en el apartado de Trastornos Relacionados con Traumas y Factores de Estrés.

Este trastorno se caracteriza por la aparición de síntomas específicos tras la exposición a un acontecimiento estresante, excesivamente traumático que involucra un daño físico o es de naturaleza extraordinariamente amenazadora o catastrófica para la persona.

El TEPT comenzó a investigarse a raíz de distintos problemas que se observaron en los veteranos de guerra de Vietnam. Así, los síntomas emocionales más frecuentes son:

  • Estado de shock
  • Negación
  • Ira
  • Sentimientos de culpa y vergüenza
  • Ansiedad
  • Aislamiento
  • Sentimiento de aflicción

Por otro lado, los síntomas físicos más frecuentes son:

  • Dolor de cabeza
  • Insomnio
  • Pesadillas
  • Mantenerse en estado de alerta
  • Fatiga
  • Problemas de desconcentración

Los síntomas más habituales cuando existe un TEPT es la reexperimentación, la evitación y el aumento de activación.

Por ejemplo, si hemos tenido un accidente de coche, es probable que tengamos flashbacks repentinos acerca de lo que pasó, imágenes vívidas del suceso y el bloqueo en ciertos momentos cuando venga al presente. Por otro lado, la persona será incapaz de montar en coche, si no es con una sensación de ansiedad muy elevada, así como sudoración y deseos de salir de esa situación.

La técnica más efectiva para trabajar este trastorno es el EMDR, cuyo enfoque se sitúa en trabajar los recuerdos traumáticos, de forma que se elimina la sintomatología asociada.

Si sientes que te encuentras ante un problema como el estrés postraumático, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Un proceso terapéutico te ayudará a tramitar lo ocurrido y poder superarlo.

¡No esperes más!
Pide cita al 914 735 784 o contacta con nosotros mediante un e-mail

Artículos de interés

Video: “LAS EXPERIENCIAS TRAUMÁTICAS”
Video: “PSICOTERAPIA PARA SITUACIONES TRAUMATICAS”
Artículo: “¿ES POSIBLE VENCER RECUERDOS QUE NOS PERTURBAN?”
Artículo: “Recuperación de una situación traumática”

ADICCIONES

Your Content Goes Here

Your Content Goes Here

Your Content Goes Here

Your Content Goes Here

Your Content Goes Here

Contáctenos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar