Ansiedad social y timidez

Ansiedad social y timidez 2017-11-30T16:47:04+00:00

ANSIEDAD SOCIAL Y TIMIDEZ

La ansiedad social en adolescentes tiene una prevalencia mayor que en la población adulta. Existe un 8% y 12 % de adolescentes que presentan un cuadro de ansiedad social mientras que los adultos estarían entre un 2,3% y un 7,3%. Si tenemos en cuenta el desarrollo evolutivo de la persona nos daremos cuenta de que, a la llegada de la adolescencia la importancia de tener un grupo de amigos es clave. Sienten una necesidad elevada de pertenecer a un grupo y sentirse aceptados. Es por ello, que muchos adolescentes teman sentirse rechazados. Ese temor es común, pero llega a convertirse en un problema cuando el nivel de ansiedad es tan elevado que el adolescente evita situaciones donde tenga que interactuar socialmente. Esto se convierte en una rueda que le hace alejarse cada vez más de la vida social pudiendo llegar a aislarse totalmente. Es muy importante que el adolescente acuda a terapia cuando el nivel de ansiedad social interfiera a la hora de relacionarse con normalidad.

¿CÓMO SE PUEDE DETECTAR LA ANSIEDAD SOCIAL EN UN ADOLESCENTE?

Definimos Ansiedad Social como un miedo duradero a una o más situaciones sociales en las que la persona se expone, o cree exponerse, a ser observada por las demás personas, experimentando de forma automática un patrón de respuestas de ansiedad que interfiere significativamente en la actividad social y conlleva un sufrimiento intenso.

El adolescente con este tipo de fobia, tiene un miedo desproporcionado a ser juzgado o evaluado en situaciones con personas no familiares. Esto le lleva a temer y a evitar la relación con iguales (compañeros de clase, personas de sus misma edad, personas con las que podría interactuar porque comparten similitudes) y personas desconocidas, mientras que con las personas familiares hay deseo de contacto e implicación.

¿QUÉ TIPO DE SÍNTOMAS SON COMUNES EN LA ANSIEDAD SOCIAL?

Tendríamos que tener en cuenta tres categorías:

  • A nivel cognitivo: Sus pensamientos están relacionados con la posibilidad de hacer o decir algo que le haga parecer torpe o tonto y que haga el ridículo ante los demás. Normalmente, acostumbra a anticipar lo que va a ocurrir con consecuencias catastróficas. Por ejemplo: “todos se van a reír de mí porque me he puesto rojo”; “Van a notar que no lo sé”; “Van a ver que estoy tartamudeando”,…
  • A nivel psicofiosiológico: se les seca la boca, sudoración, sensación de ahogo, sudoración excesiva, dificultades para tragar, temblor, …
  • A nivel motor: Tiende a evitar las situaciones sociales que teme (deja de ir al colegio, de salir con los amigos sobre todo en grupos, deja de ir a fútbol, deja de asistir a baile, …). Cuando no puede escapar de dichas situaciones, sus conductas son defensivas. Por ejemplo, eludir la mirada de su interlocutor cuando éste habla, buscar lugares estratégicos en los que pase desapercibido, hablar lo mínimo, etc.

MI HIJO ES MUY TÍMIDO, ¿SIGNIFICA QUE TIENE ANSIEDAD SOCIAL?

Es importante tener en cuenta que no se trata de cambiar a una persona que es tímida. El hecho de ser tímido no tiene por qué generar ansiedad social. Una persona tímida con un ajuste normal de funcionamiento se relacionará de manera distinta a una persona extrovertida, pero tendrá su grupo de amigos y puede perfectamente cultivar relaciones sanas desde esa timidez. Ser tímido de forma adaptada significa que está más cómodo en grupos pequeños, no le gusta llamar la atención o que no se abre al mismo ritmo que otros. Lo que diferencia la timidez de la ansiedad social sería el grado de malestar que supone relacionarse con los demás. Si este grado de malestar es muy elevado, estaríamos hablando de un malestar clínicamente significativo que interfiere en su vida diaria porque su ansiedad no le permite relacionarse bien, sería en estos casos en los que nos plantearíamos la presencia de ansiedad social.

¿QUÉ TRATAMIENTO ES EFICAZ?

Para diseñar un tratamiento eficaz hay que analizar bien las causas que produjeron esa ansiedad para abordarla desde el origen. Una experiencia traumática con algún compañero, o alguna situación donde haya sido evaluado de manera negativa, pueden consolidar el núcleo de la ansiedad social. Este tipo de situaciones pueden influir en la manera en la que el adolescente percibe su relación con los demás. Muchas veces está sesgada, ya que la percepción de la situación social se magnifica de manera negativa y hace que el adolescente tenga ganas de huir. Va asentando una imagen de si mismo sesgada ante la sensación de ser incapaz de relacionarse con esos niveles de ansiedad, lo que hace que aumente el nivel de evitación.

Es importante enseñarle a cambiar su discurso interno referente a verse como incapaz de relacionarse o de ser rechazado o ridiculizado por los demás en cualquier momento. Las técnicas cognitivas ayudan y orientan al adolescente para elegir mensajes que se diga a si mismo más motivadores y menos incapacitantes.
Ejercicios de autoestima son fundamentales para devolverle una imagen sana de sí mismo y por tanto capaz de hacer frente a metas y desafíos sociales.
Técnicas de relajación que calmen la ansiedad física será un importante apoyo para hacer frente a sus dificultades sociales.

Entrenamiento en Habilidades Sociales sirven de gran ayuda para que el adolescente gane en seguridad. Al contar con más recursos ganará más confianza en si mismo para enfrentarse a las situaciones sociales temidas.

¿QUÉ PROFESIONALES PUEDEN AYUDARME?

Diana Hernández Faón
Diana Hernández FaónNº de colegiada M-27367
  • Licenciada en Psicología especialidad clínica. Calificación Cum Laude.
  • Terapeuta en idiomas: español e inglés. Licenciatura obtenida en Estados Unidos.
  • Máster en Psicoterapia por la Universidad Complutense de Madrid.
  • Máster en Terapia de Conducta por la Universidad Nacional de Educación a Distancia.
  • Formación en intervención familiar y terapia de pareja.
  • Experiencia en adultos con trastornos de ansiedad como estrés, crisis de pánico, angustia generalizada y fobias.
  • Experta en trastornos adaptativos.
  • Experiencia clínica en adolescentes (depresión, ansiedad, problemas emocionales, duelo, autoestima etc.).
  • Experiencia en terapias grupales y responsable de desarrollo de talleres con pacientes.
  • Especialista en diagnóstico y tratamiento de niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad.
  • Especialista en resiliencia y flexibilidad emocional.
Vera Celada Victoria
Vera Celada VictoriaNº de colegiada M-27178
  • Licenciada por la Universidad Complutense de Madrid con especialidad en psicología clínica y salud.
  • Psicóloga General Sanitaria.
  • Máster en Inteligencia Emocional e Intervención en Emociones y Salud por la U.C.M.
  • Experto en Intervención Psicológica con Víctimas de violencia de género.
  • Terapeuta EMDR.
  • Amplia experiencia y formación en Terapia Familiar Sistémica.
  • Experto en Psicoterapia con Niños y adolescentes.
  • Experiencia en terapia individual con adultos (ansiedad, depresión, problemas de autoestima, trastorno de alimentación, adicciones, rupturas, duelos, dolor crónico, fobias, problemas familiares…).
  • Experiencia en terapia infanto-juvenil (ansiedad, miedos, fobias, problemas escolares, bullying, rabietas, problemas familiares…)
  • Experiencia en terapias grupales: Obesidad, habilidades sociales, inteligencia emocional, adicciones y ludopatías, terapias multifamiliares.
  • Experiencia y desarrollo de programas de prevención en primaria y secundaria.
  • Experta en técnicas de biofeedback.
  • Experta en la técnica de la caja de arena.
  • Experta en terapia breve centrada en soluciones.
  • Experta en técnicas psicodramáticas.
Gabriela García Sánchez
Gabriela García SánchezNº de colegiada M-32841
  • Licenciada en Psicología por la Universidad de Elche (Alicante)
  • Máster Universitario de Psicología General Sanitaria por la  Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante).
  • Máster en Atención Temprana por el Instituto Superior de Estudios de  Psicología.
  • Evaluación e intervención psicológica infantil (trastorno desarrollo  cognitivo, emocional y de la conducta, trastorno generalizado del  desarrollo).
  • Evaluación e intervención psicológica juvenil (trastorno de conducta,  déficit atención, problemas emocionales, relación padres-hijo).
  • Evaluación e intervención psicológica adultos (ansiedad, depresión,  estrés, adicciones, duelo, dolor crónico, etc.).
  • Adolescentes y jóvenes en situación de riesgo.
  • Mediación y resolución de conflictos.
  • Publicaciones sobre conductas adictivas.
Virginia Moraleda Borja
Virginia Moraleda BorjaNº de colegiada M-32620
  • Licenciada en Psicología por la Universidad de Granada.
  • Máster Universitario en Psicología General Sanitaria.
  • Evaluación e intervención psicológica con niños y adolescentes (problemas de conducta, hiperactividad, déficit de atención, problemas emocionales) y adultos (problemas de estrés, ansiedad, depresión, duelo, adicciones, síndromes somáticos).
  • Promoción y educación para la salud.
  • Afrontamiento y manejo de enfermedades crónicas.
  • Orientación cognitivo-conductual, con perspectiva integradora.
  • Conocimientos de Mindfulness.

Estamos a tu disposición para ayudarte en lo que necesites.
Contacta con nosotros

Contáctenos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar