DISFONÍAS

DISFONÍAS

disfonias-logopediaLas disfonías son alteraciones en la emisión de la voz en cualquiera de sus cualidades: duración, intensidad, timbre y tono, debido a perturbaciones orgánicas o a una falta de coordinación de los músculos respiratorios, laríngeos o de las cavidades de resonancia que intervienen en el acto vocal. A diferencia de la afonía, que es la pérdida total de la voz.
   Pero para poder entender mejor las disfonías, hemos de saber qué es y cuáles son los mecanismos de fonación: La voz son los sonidos emitidos, producto de la interacción y coordinación de:
  • Los pulmones: fuente de aire. Primera fuerza que activa la laringe.
  • Los repliegues vocales (cuerdas vocales): órgano que transforma ese aire en onda sonora.
  • Cajas de resonancia y órganos de la articulación: como amplificadores y articuladores de los sonidos para producir las palabras.
   Las causas que producen las disfonías son muy diversas:
  • Disfonías audiógenas: son una alteración de la voz como consecuencia de un déficit auditivo.
  • Disfonías orgánicas: la alteración de la voz es producida por una lesión anatómica en los órganos de la fonación, como inflamaciones, tumores, malformaciones congénitas… Las más comunes nódulos y pólipos.
  • Disfonías psicógenas: es una alteración producida por trastorno psicológico.
  • Disfonías funcionales: alteración de la voz sin lesión en los órganos fonatorios causada por el abuso y/o el mal uso vocal. Las más comunes en niños.
   disfonias-logopediaEstas últimas son las más frecuentes, junto con nódulos y pólipos, y pueden prevenirse tomando algunas precauciones en higiene vocal y hábitos correctos que a continuación se citan:
  • Hablar con un tono correcto, ni demasiado agudo, ni demasiado grave.
  • Carraspear y toser solamente cuando lo necesito y hacerlo con suavidad.
  • Hablar fácilmente, sin esforzar los músculos de la garganta, cuello y hombros.
  • Hablar a la velocidad correcta, no demasiado lenta ni demasiado rápida.
  • No hablar mientras se realizan esfuerzos físicos (empujar, llevar peso…)
  • No usar la voz de forma brusca ni reír demasiado fuerte. No chillar.
  • En personas que necesiten hablar mucho por su profesión tener periodos de descanso y no forzar la voz.
  • No utilice en exceso la voz cuando esté enfermo o se encuentre cansado, mejor hacer reposo de voz, usándola solo para lo necesario.
  • No respirar persistentemente por la boca y evitar hacer frases demasiado largas para no quedarnos sin aire durante el habla.
  • No cantar ni tararear ni susurrar
  • Las conversaciones deben ser persona a persona, y si son en grupos respetar el turno de palabra de los otros (no hablar por encima de los demás) .Intentar no competir con el ruido ambiente para así no aumentar el volumen de la voz.
  • Tener cuidado con los cambios bruscos de temperatura y con la excesiva calefacción o aires acondicionados
  • No hablar demasiado por teléfono y tener en cuenta la postura usada para ello
  • Dormir 8 horas diarias.
  • No fumar
  • Tener una alimentación correcta: no tomar comidas condimentadas o picantes, ni ingerir bebidas ni demasiado frías ni demasiado calientes, ni alcohólicas
  • Mantener una buena hidratación de las cuerdas vocales bebiendo mucha agua (tres litros al día), haciendo gárgaras, tomando vahos, limpiando la lengua y boca con frecuencia…
   Lo más importante, es darse cuenta de cómo hablamos y qué pautas seguimos para evitar o corregir aquellas que realicemos incorrectamente. 

Debemos concienciarnos de la importancia de la voz y de la incorporación a nuestra vida diaria de una serie de hábitos para cuidarla y mejorarla.
2017-10-26T11:56:20+00:00junio, 2014|Logopedia|

Cita Online
close slider