ARTÍCULO: Bullying o acoso escolar

:>>>ARTÍCULO: Bullying o acoso escolar

ARTÍCULO: Bullying o acoso escolar

 

El bullying o acoso escolar es un proceso en el que un alumno se ve expuesto de forma repetida a conductas violentas (físicas o psicológicas) realizadas por otro u otros alumno/s con mayor poder.

 

Estos comportamientos violentos tienen la intención de dañar y dominar a algún alumno que se elige como víctima.

Una explicación de cómo se da este proceso lo plantea Rigby. Un niño más fuerte puede percibir a otro como más débil y vulnerable. Una vez dada esta percepción, los niños agresores planifican cómo hacer daño al niño que será la víctima. Pueden hacer daño de múltiples formas, desde agresiones físicas o verbales, hasta aislar socialmente a la víctima. La forma en que estos comportamientos agresivos aparecen es de forma escalonada.

acosoUn niño que es víctima de bullying emocionalmente padece mucho sufrimiento. Sin embargo, a pesar del gran malestar que sienten la gran mayoría de veces, no piden ayuda porque, al ser acosados, se sienten culpables. Además tienden a ser niños que les cuesta expresar mucho lo que sienten y por esta razón muchas veces los padres no pueden saber que algo le está pasando a su hijo. También son niños que se sienten muy indefensos ya que creen que no van a poder controlar y terminar con lo que les pasa.

Como padres, debemos estar alerta a una serie de signos que nos pueden indicar que nuestro hijo está siendo víctima de abuso escolar. Podemos observar si el niño se encuentra más irritable, más nervioso, si está triste o agresivo, si se queja continuamente de dolores en el cuerpo, si se niega a ir al colegio, si baja su rendimiento escolar, si no quiere hablar de lo que hace en el centro educativo o no querer participar en actividades escolares (excursiones, actividades extraescolares, etc), si reduce las invitaciones a los cumpleaños, si sus objetos personales relacionados con el colegio aparezcan rotos o se pierden, etc.)

Es importante estar alerta a estos signos, ya que las consecuencias para la víctima del acoso escolar afectan a todas las áreas de su vida.

A nivel psicológico el niño se encuentra infeliz, insatisfecho, con fuertes sentimientos de tristeza, de enfado, baja autoestima o niveles graves de ansiedad y depresión.

Una vez se ha detectado que un niño puede estar siendo víctima de bullying es necesario parar la situación de abuso y darle apoyo a la víctima a través de la intervención desde el ámbito familiar y escolar y buscar ayuda especializada para aliviar el malestar psicológico. Es difícil que el pequeño se recupere sólo con el paso del tiempo. Haber padecido bullying es, sin duda, una experiencia traumática, que si no se repara de una forma adecuada puede dejar secuelas para el resto de la vida, a nivel de autoestima, en la seguridad en sí mismo/a y en las relaciones con los demás.

 

2017-03-06T10:13:02+00:00julio, 2015|Psicología infantil|

Cita Online
close slider