ARTÍCULO: Desmotivación en el estudio

:>>>ARTÍCULO: Desmotivación en el estudio

ARTÍCULO: Desmotivación en el estudio

Para muchos niños y niñas estudiar se convierte en un auténtico suplicio.

 

Haber acumulado suspensos o malas notas y verse incapaces de mejorar les lleva a desmotivarse enormemente ya que se ven impotentes para hacer que la situación cambie.

estudiandoEsta desmotivación suele generar en los padres ansiedad y desesperación ya que, o bien confían en las capacidades de su hijo/a y les da rabia que éste no las ponga en práctica, o bien, interpretan esta desmotivación como desidia por parte de su hijo, lo que termina generando conflictos en el núcleo familiar.

Para poder poner freno y solución a este problema es muy importante detectar cuál es el origen de la desmotivación. En primer lugar resulta imprescindible descartar un posible problema de capacidad cognitiva, para lo cual será necesario realizar una evaluación cognitiva e intelectual completa. Dicha evaluación permitirá confirmar o descartar cualquier sospecha, ajustando así las expectativas a la realidad, lo cual evitará  sufrimiento y conflictos innecesarios entre los padres y el hijo/hija.

Una vez descartado el problema de capacidad podemos sospechar que en la base de la desmotivación se halla un problema emocional o de estructura/organización.

En cuanto a la estructura es necesario señalar que tanto los niños como los adolescentes necesitan tener planificado desde el tiempo que van a estudiar hasta el lugar donde van a hacerlo o bajo qué condiciones (luminosidad, silencio, disponibilidad de material), ya que la falta de estructura puede llevar en sí misma a la desgana.

En general, al ser el estudio una tarea costosa, es necesario incentivar su motivación, estableciendo en primer lugar recompensas a corto plazo ante tareas asequibles, por ejemplo fijando un premio al acabar el trimestre y no esperar hasta el final del año escolar. En otros casos será necesario establecer estas recompensas de forma semanal e incluso diaria. Tanto para los niños como para los adolescentes, las consecuencias a largo plazo de sus actos no tienen efecto sobre ellos por lo que es muy importante acercárselas a algo que para ellos sea entendible, comprensible y controlable.

Entre los problemas emocionales que pueden causar esta desidia, encontramos desde conflictos que el niño o adolescente ha podido tener con amigos o compañeros hasta haber experimentado alguna ruptura o desilusión amorosa, pasando por estar expuesto a una situación conflictiva en el hogar.

Es importante encontrar el origen emocional y ponerle solución ya que si la situación se mantiene en el tiempo, la autoestima del menor puede verse afectada. Para un niño o un adolescente sus resultados académicos representan una de sus principales fuentes de autoestima, por tanto, el hecho de fallar en ese área, le repercute en todas las demás haciéndole sentir menos útil o menos seguro de sí mismo en sus relaciones sociales, lo cual puede hacer que vaya evitando ciertas situaciones hasta llegar al aislamiento.

estudiantesEs lógico que padres y madres se angustien profundamente con este tema, ya que quieren lo mejor para sus hijos, pero es de vital importancia que sean capaces de calmar su propia angustia para no proyectarla sobre ellos.

De esta forma les transmiten  el mensaje de que su valía no depende de los resultados académicos que obtengan, lo cual no quita que sea necesario tomar medidas y que ahí están ellos para apoyarles.

Entre las medidas a implantar están: establecer un entorno agradable en el que estudiar con suficiente luz y tranquilidad, establecer un horario de estudio con tiempos de descanso y disfrute en función de la necesidad de cada niño, establecer metas alcanzables que motiven al niño o adolescente y que no le frustren, acordar recompensas por las metas establecidas de común acuerdo y dejarlas por escrito.

También es útil que los padres le hagan ver aquellos aspectos en los que ha avanzado cuando el hijo se encuentre en un momento de desgana. Que los padres sean un modelo de compromiso y trabajo para sus hijos, y que fomenten la comunicación con ellos para que se sientan con la confianza de contar lo que les ocurre, mejora la relación paterno-filial y se convierte en un recurso muy valioso para el éxito en cualquier ámbito de la vida de los hijos.

 

2017-03-06T10:13:02+00:00julio, 2015|Psicología infantil|

Cita Online
close slider